agesor
. . . . .

Provision Crosi - compra en nuestra web
Actividades del Diputado Martín Melazzi
Centro Profesionales Mercedes
coopace
CarHouse - Mercedes
edil José Lavista - Partido Nacional
Diputada María Fajardo
Edil Raúl Morossini
Edil Luciano Andriolo Guyman
auto sur mercedes
kechu fletes
@gesor es de acceso completamente gratuito para nuestros lectores, pero si quieres apoyar nuestro trabajo con un donativo, te damos dos opciones, la primera de un único pago de U$S2 (dolares americanos dos) o la segunda con una suscripción de U$S1 (dolares americanos uno) por mes, la que puedes realizar en pagos mensuales o un pago anual.

El equipo de @gesor agradece desde ya vuestro aporte, el que nos permitirá seguir creciendo y brindando cada vez más contenido.
Pago
Opciones de suscripción
Si quieres colaborar con un monto distinto, por favor contacta con info@agesor.com.uy indicando el monto con el que quieres colaborar y te haremos llegar el formulario de pago.
MonedaCompraVenta
41,25 43,65
0,15 0,61
7,22 9,22
47,52 53,00
El Observador El Pais La Juventud La Diaria La Republica El Telegrafo
.
Síguenos Síguenos Canal Instagram
20 de January del 2013 a las 14:55 -
Tweet about this on Twitter Share on Facebook Share on LinkedIn Pin on Pinterest Email this to someone
El Vasco
El deportista. El comunista. El hombre comprometido políticamente que recorría los barrios de Mercedes, Villa Soriano y Cardona voceando “¡El Popular, diario!” y que regalaba el excedente de su producción de papas entre los pobres.
El deportista. El comunista. El hombre comprometido políticamente que recorría los barrios de Mercedes, Villa Soriano y Cardona voceando “¡El Popular, diario!” y que regalaba el excedente de su producción de papas entre los pobres.

La reciente desaparición física de Washington “Vasco” Barrenechea supone para Soriano  la pérdida de uno de sus referentes  históricos en el terreno deportivo. Pero también un referente moral, un individuo comprometido con su convicción política.

En junio de 2011, el colega Ángel Juárez lo entrevistó  en su casa, donde  “El Vasco” como todos lo conocieron rememoró parte de su vida. Este reportaje publicado en la Revista HUM BRAL se constituye en quizá las últimas declaraciones públicas de  Barrenechea, donde repasa  anécdotas de un Mercedes de otros tiempos.

A continuación reproducimos parte de esa entrevista.

 

 

“Cuando su enorme figura aparecía en la esquina de la cuadra,  el que tenía la “de trapo” la apretaba contra la calle de tierra y el partido se suspendía hasta que pasara”, comienza relatando Ángel Juárez. “Iba por el medio de la calle con los diarios abajo del brazo y voceando: ¡El Popular, diario!...El Popular con el suplemento Nuestra Tierra! El “Vasco” Barrenechea fue, es, y será una de las personas más respetadas del departamento de Soriano y aún más allá de sus fronteras geográficas”.

“Nosotros recibíamos los diarios en la ONDA a media mañana, y a Villa Soriano iban de tarde”, comenzó diciendo Barrenechea fluidamente y sin aparente esfuerzo de memoria. “Fundamentalmente lo traíamos por el mundial, y las grandes actuaciones de Mazurkiewicz. Fueron épocas muy lindas, un poco complejas políticamente. No gustaba mucho que vendiéramos el diario como lo hacíamos nosotros, pero en la Villa teníamos muchos conocidos. Me acuerdo que le dejábamos el diario a una señora que era descendiente de Galarza; una viejita. Ibamos hasta Cardona con el diario”.

 

¿Qué fue lo que le impulsó a salir usted mismo con el diario abajo del brazo?

“Te puedo decir que era convicción política, pero lo que aprendí vendiendo el diario no lo aprendo ni con profesores. Eso fue espectacular. Lo repartía yo puerta por puerta, porque los muchachos –que eran buenísimos- tenían un poco de miedo. El diario enseñaba. Recuerdo que una vez en Cardona llego a una casa de un Escribano y pensé: acá va a ser difícil. Entonces sale una chica -empleada de la casa- y me dice: no, ese diario ni verlo. Entonces yo me disculpo y cruzo a la vereda de enfrente, pero la chica me llama y me dice: yo no se, esta señora está enferma…quiere el diario la señora. Después me enteré que el escribano era Socialista, y pensé: qué fenómeno, esa gente está con la cabeza abierta a cosas nuevas, y la pobrecita chica, la empleada nos miraba como a bichos raros”.

Consultado acerca de sus primeros pasos como activista político del Partido Comunista, y sobre todo en el interior del país, donde la exposición pública en ese sentido podría tener consecuencias sociales insospechadas por la misma bipolaridad partidaria de esos años, Barrenechea dijo: “mi padre se llamaba José Gervasio, y era un hombre de gran temperamento y principios muy sólidos. El había ido solo hasta tercero de escuela, pero en casa había una biblioteca importante. Allí estaban las obras de Marx, Engels, Bakunin, pero no para adorno, estaban para consulta y aprendizaje, y nuestro padre nos enseñó a conocer los textos y los procesos del capital; el trabajo, la familia, y los principios que deben regir un Estado. Pero creo que mas que nada aprendimos como cosa natural a poner en práctica los principios que empezábamos a adoptar para caminar en la vida”.

 

¿Tiene eso que ver con repartir gratuitamente y casa por casa parte de la producción de papas de sus propias tierras, como solía hacerlo, allá por los años sesenta?

El hombre se sonríe y me mira como si yo le hubiera hecho trampas. Seguramente se sorprende porque un “gurí” que lo veía pasar calle abajo vendiendo diarios, también lo recuerde con aquellas cajas de papas rigurosamente iguales que sus brazos enormes repartían en aquel barrio de obreros.

-“Para nosotros esa actitud hacia los que estaban menos favorecidos era normal. Jamás le preguntamos a nadie de qué Partido era, y nunca le pedimos un voto. Tal vez después, con los años, uno se fue dando cuenta que lamentablemente ser solidario no era todo lo normal que debía ser”.

 

Usted también tuvo una carrera deportiva interesante. Cuénteme de sus inicios.

-“En aquellos tiempos el fútbol era el deporte más común. Nosotros siempre nos hacíamos tiempo para practicar, y como además no había otra cosa, no teníamos más remedio que salir buenos”.

El “Vasco” sonríe y hace un ademán como para cambiar de tema, pero no lo dejamos.

 

¿Comenzó en Independiente?

-“No. Fue en Bristol. Independiente no existía. Entonces era un cuadro de barrio que se llamaba “Once Diablos”, pero cuando fueron a afiliarse, la Liga no les aceptó ese nombre y ahí le pusieron Independiente.

Yo jugaba de nueve en Bristol, pero la gente de los rojos quería que jugara con ellos. Un día –yo estaba libre porque había pasado el año sin jugar- me llama Francisco Aguerre y me dice: tenés que “atajar” con nosotros. Yo le dije que estaba loco porque nunca había jugado de arquero. Pero él insistió porque pensaba que si yo jugaba al basquet tenía que ser buen arquero.

Lo que pasó es que “Pancho” se había lastimado la nariz en un partido; él trabajaba en la fábrica Pamer, y era quien llevaba el sustento a la casa, así que no quiso jugar más por temor a perder el trabajo”.

 

Cuénteme la historia “del gol de la red”, para la gente que no la conoce, y del cual usted fue protagonista.

-“¡Ah!...eso fue en el año 47 en el Parque Liebig´s de Fray Bentos. Era la final del campeonato del litoral de selecciones departamentales, y nosotros íbamos ganando. Pero cuando prácticamente estaba la hora cumplida, un tiro cruzado viene fuerte y arriba, pero yo veo que se va desviado un metro afuera por lo menos y me quedo “cerrando” el ángulo. La pelota pega en la red, la rompe y cae en el fondo del arco. Entonces todos gritan gol y empiezan a festejar, y cuando miro al árbitro lo veo corriendo para el medio de la cancha… ¡había dado el gol!...  me acuerdo que se armó un lío tremendo. Al final se decidió que un terceto de veedores –o algo así- iban a laudar la validez o no del ese gol unos días después. Por supuesto lo dieron como bueno a pesar que –ya te digo. La pelota se había ido afuera y entró por el costado de la red.

Muchos años después, yo estaba en Fray Bentos en una reunión política, y había gente en la calle tomando mate. Entonces un hombre que estaba en la vereda de enfrente se cruza y me habla –mirá que esto que te voy a contar nunca lo dije- era Corazza, que había sido arquero en su juventud, y cuando el episodio del “gol de la red” era el “canchero” del Liebig´s. Entonces el hombre me contó que siempre se había sentido culpable porque perdiéramos aquella final injustamente, porque él le había puesto un producto a las redes para que estuvieran tensas (*) y resultó que se debilitaron. Por eso entró la pelota aquella por el costado. El hombre me abrazó en medio de la calle, y nunca me olvidé de ese abrazo.”

 

 



(*) Cabe señalar que en la época del relato de nuestro entrevistado, las redes eran de hilo de algodón trenzado, conocido como “chaura”, puesto que aún no se había adoptado el nylon para esos menesteres. No es extraño entonces que las mismas se mojaran en busca de algún grado de rigidez.



En la fotografía que acompaña esta nota Washington Barrenechea leyendo un ejemplar de suplemento "Nuestra Tierra" , el antiguo suplemento del diario El Popular.



(1232)

A los lectores de @gesor que realizan comentarios, en particular a quienes ingresan en la condición de incógnito, no se molesten en hacer comentarios ya no son publicados debido a que no dejan registro de IP ante eventual denuncia de alguna persona que se sienta dañada por ellos.
Igualmente reiteramos lo que hemos escrito en anteriores oportunidades, que pueden referirse con la dureza que se entienda pertinente pero siempre dentro del respeto general y no discriminando ni agraviando, o con expresiones que de alguna manera inciten a la violencia. Los comentarios son una herramienta maravillosa que debemos preservar entre todos.

Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres

AGESOR - Soriano - Uruguay // (todos los derechos reservados )

powered by: Daniel Castro 2022
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux