agesor
. . . . .

Carniceria La Invernada
Facturación electrónica con DelRío
coopace
MonedaCompraVenta
35,50 37,50
0,40 1,10
8,30 9,80
38,50 42,60
El Observador El Pais La Juventud La Diaria La Republica El Telegrafo
.
Síguenos Síguenos Canal Instagram
RADIOS
Espacio FM
del hum FM
.
20 de October del 2012 a las 10:36 -
Tweet about this on Twitter Share on Facebook Share on LinkedIn Pin on Pinterest Email this to someone
“Esa es la historia de mi madre”
Rodrigo González, un niño de  de 6º año de la Escuela Nº 68 de Monzón nos conmueve con su “Cuento Verdadero”. Su creación resultó ganadora del  concurso organizado por el “Día mundial de la mujer rural”.
Rodrigo González, un niño de de 6º año de la Escuela Nº 68 de Monzón nos conmueve con su “Cuento Verdadero”. Su creación resultó ganadora del concurso organizado por el “Día mundial de la mujer rural”.

En el Día Internacional de la Mujer Rural celebrado el 15 de octubre, el Consejo Agropecuario de Soriano y el Departamento de Desarrollo de la Intendencia de Soriano organizaron un concurso de cuentos entre alumnos de 5° y 6° año de Escuelas rurales de Soriano.

Se pretendía que los chicos narraran  leyendas, anécdotas, vivencias, ejemplos de vida y recuerdos de mujeres referentes de la comunidad rural.  Se presentaron más de 20 trabajos. En el festejo del Día Internacional de la Mujer Rural realizado  en la Escuela Técnica “Carlos A. Guerra” de Cardona, estos trabajos fueron expuestos. El ganador surgió por voto popular, ya que todos fueron leídos y cada uno de los participantes votó de acuerdo a sus  preferencias.

El ganador del concurso fue  el cuento el número 10 perteneciente a Rodrigo González de 6º año de la Escuela Nº 68 de Monzón con “Cuento Verdadero”; y es una precisa descripción de la realidad de muchas familias del medio rural. Una realidad que para los habitantes de la ciudad puede resultar extraña o lejana en el tiempo.

Rodrigo se hizo acreedor de un viaje en el Catamarán “Soriano I” por el Río Negro para toda la Escuela otorgado por la Intendencia.

A continuación compartimos el cuento escrito por Rodrigo:

 

 

 

“Cuento Verdadero”

 

“Mi mamá se llama Gladys Falero, siempre vivió en Paraje Monzón; siendo niña se crió con su mamá y hermanos.

Una familia muy pobre; vivía de la caza de animales, pesca y de la huerta.

Ella cuidaba a los hermanos mientras la mamá o sea mi abuela; trabajaba cortando maíz y deschalando. También mi mamá ayudaba a cortar  paja para quinchar el rancho donde vivían porque era de un señor que les había dado para vivir, pero había que mantenerlo arreglado.

Vivían a 12 km. de Cardona, donde se iba a surtir y se veía médico, se iba a pie o en bicicleta; muy pocas veces se agarraba tiraje.

En la tardecita se iba a pescar para consumo, cuando escaseaba mucho la comida, mi tío y mi madre, con 8 y 9 años, salían a otros arroyos y campos lejos de la casa a pescar y casar nutria; la que comían la carne y vendían el cuero. En el verano casaban los lagartos que también consumían carne y se vendía el cuero, casaban perdiz con cimbras o de noche con farol a queroseno con un gorro, la atrapaban ellos, eran muy unidos.

Mi madre me cuenta que se encargaba de todas las tareas de la casa. Antes de ir a la escuela baldeaban el agua para lavar la ropa; dejaba todo en remojo, lavaba, enjuagaba y tendía. En la tarde jugaban a la escondida todos los hermanos y mi abuela; después mi madre ordeñaba una vaca que le había prestado el señor dueño del rancho para sacar leche para consumo.

Con una bolsa juntaban leña de sauce y molle en la costa; la leña era para prender la cocina de leña la que tenían para cocinar y  calentar agua para bañarse en un latón. En invierno todos rodeaban la cocina a leña para mantenerse calentitos. Recuerda que un día no tenían leña porque llovía mucho;  tenían un primo que marchaba a queroseno  cocinaban en él, los días que el arroyo crecía ella le había puesto un ladrillo arriba para calentarse porque estaba muy frío y no había casi ropa de abrigo; la pobreza era grande ella usaba un short de un vaquero viejo roto que le había cortado las piernas;  estaba todo desflecado y estaba tan encima del primo que empezó arder del frío que tenía; no se había dado cuenta que se estaba quemando, se le empezó a pegar la ropa, cuando se dio cuenta ya era tarde,  le quedo la tal quemadura; hasta ahora lleva la cicatriz.

Ella ahora tiene 31 años,  tiene tres hijos a la cual está criando sola, trabaja de auxiliar de servicio en la escuela de paraje Monzón donde ella curso primaria, viaja en moto y a veces caminando; vive a 5 km. de la escuela.  

Esa es la historia de mi madre”.

 

Rodrigo González

 

 



(0)
Enviado por: teresita zugarramurdi
Maravillosa historia de amor, a pesar de la pobreza

A los lectores de @gesor que realizan comentarios, en particular a quienes ingresan en la condición de incógnito, no se molesten en hacer comentarios ya no son publicados debido a que no dejan registro de IP ante eventual denuncia de alguna persona que se sienta dañada por ellos.
Igualmente reiteramos lo que hemos escrito en anteriores oportunidades, que pueden referirse con la dureza que se entienda pertinente pero siempre dentro del respeto general y no discriminando ni agraviando, o con expresiones que de alguna manera inciten a la violencia. Los comentarios son una herramienta maravillosa que debemos preservar entre todos.

Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres
No se ha podido realizar la consulta: You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'Times New Roman';" lang="ES-UY">Se pretendía que los chicos narraran &nbs' at line 1
Ultima Consulta SQL UPDATE entry SET id='1798',cat='4',publish='2012-10-20 10:36:17',author='adifilippo',title='“Esa es la historia de mi madre”',copete='Rodrigo González, un niño de de 6º año de la Escuela Nº 68 de Monzón nos conmueve con su “Cuento Verdadero”. Su creación resultó ganadora del concurso organizado por el “Día mundial de la mujer rural”.',entry='

En el Día Internacional de la Mujer Rural celebrado el 15 de octubre, el Consejo Agropecuario de Soriano y el Departamento de Desarrollo de la Intendencia de Soriano organizaron un concurso de cuentos entre alumnos de 5° y 6° año de Escuelas rurales de Soriano.

Se pretendía que los chicos narraran  leyendas, anécdotas, vivencias, ejemplos de vida y recuerdos de mujeres referentes de la comunidad rural.  Se presentaron más de 20 trabajos. En el festejo del Día Internacional de la Mujer Rural realizado  en la Escuela Técnica “Carlos A. Guerra” de Cardona, estos trabajos fueron expuestos. El ganador surgió por voto popular, ya que todos fueron leídos y cada uno de los participantes votó de acuerdo a sus  preferencias.

El ganador del concurso fue  el cuento el número 10 perteneciente a Rodrigo González de 6º año de la Escuela Nº 68 de Monzón con “Cuento Verdadero”; y es una precisa descripción de la realidad de muchas familias del medio rural. Una realidad que para los habitantes de la ciudad puede resultar extraña o lejana en el tiempo.

Rodrigo se hizo acreedor de un viaje en el Catamarán “Soriano I” por el Río Negro para toda la Escuela otorgado por la Intendencia.

A continuación compartimos el cuento escrito por Rodrigo:

 

 

 

“Cuento Verdadero”

 

“Mi mamá se llama Gladys Falero, siempre vivió en Paraje Monzón; siendo niña se crió con su mamá y hermanos.

Una familia muy pobre; vivía de la caza de animales, pesca y de la huerta.

Ella cuidaba a los hermanos mientras la mamá o sea mi abuela; trabajaba cortando maíz y deschalando. También mi mamá ayudaba a cortar  paja para quinchar el rancho donde vivían porque era de un señor que les había dado para vivir, pero había que mantenerlo arreglado.

Vivían a 12 km. de Cardona, donde se iba a surtir y se veía médico, se iba a pie o en bicicleta; muy pocas veces se agarraba tiraje.

En la tardecita se iba a pescar para consumo, cuando escaseaba mucho la comida, mi tío y mi madre, con 8 y 9 años, salían a otros arroyos y campos lejos de la casa a pescar y casar nutria; la que comían la carne y vendían el cuero. En el verano casaban los lagartos que también consumían carne y se vendía el cuero, casaban perdiz con cimbras o de noche con farol a queroseno con un gorro, la atrapaban ellos, eran muy unidos.

Mi madre me cuenta que se encargaba de todas las tareas de la casa. Antes de ir a la escuela baldeaban el agua para lavar la ropa; dejaba todo en remojo, lavaba, enjuagaba y tendía. En la tarde jugaban a la escondida todos los hermanos y mi abuela; después mi madre ordeñaba una vaca que le había prestado el señor dueño del rancho para sacar leche para consumo.

Con una bolsa juntaban leña de sauce y molle en la costa; la leña era para prender la cocina de leña la que tenían para cocinar y  calentar agua para bañarse en un latón. En invierno todos rodeaban la cocina a leña para mantenerse calentitos. Recuerda que un día no tenían leña porque llovía mucho;  tenían un primo que marchaba a queroseno  cocinaban en él, los días que el arroyo crecía ella le había puesto un ladrillo arriba para calentarse porque estaba muy frío y no había casi ropa de abrigo; la pobreza era grande ella usaba un short de un vaquero viejo roto que le había cortado las piernas;  estaba todo desflecado y estaba tan encima del primo que empezó arder del frío que tenía; no se había dado cuenta que se estaba quemando, se le empezó a pegar la ropa, cuando se dio cuenta ya era tarde,  le quedo la tal quemadura; hasta ahora lleva la cicatriz.

Ella ahora tiene 31 años,  tiene tres hijos a la cual está criando sola, trabaja de auxiliar de servicio en la escuela de paraje Monzón donde ella curso primaria, viaja en moto y a veces caminando; vive a 5 km. de la escuela.  

Esa es la historia de mi madre”.

 

Rodrigo González

 

 

',videos='0',published='1',cont='1' WHERE id = 1798